LA PINTA
Cristóbal Quintero era el propietario de
esta nave y Martín Alonso Pinzón,
ayudado por su hermano Francisco,
estaba al mando. Desde la Pinta, (que
pesaba unas 60 toneladas y contaba
con 24 hombres a bordo) se divisó
tierra el 12 de octubre de 1492.

LA NIÑA




LA SANTA MARÍA
Colón alquiló la María Galante a Juan de la Cosa, un armador cántabro,
y la dirigió con otro nombre, el de Santa María. Esta carabela permitía la
presencia de 40 tripulantes (entre ellos una docena de marineros
vascos) y era la más grande y pesada de las tres. Encalló frente a la isla
de La Española y con sus restos construyeron el fuerte de Navidad.